lunes, 4 de diciembre de 2006

Cultivar nuestra alma

Nuestra alma es como un campo: en esa tierra pueden crecer tanto los cardos y malas hierbas como las flores.
Si nos dedicásemos exclusivamente a arrancar las malas hierbas y cortar los cardos, tendríamos un terreno limpio, pero no un jardín. Si cultivamos flores preciosas, pero no eliminamos las malas hierbas, el jardín no podrá lucir.
El ideal es hacer ambas cosas: cultivar lo bonito y evitar los cardos.


Así pasa en nuestra alma, si sólo nos limitamos a evitar los pecados, tendremos un alma limpia; pero no hermosa. Por otra parte, pretender hacer obras buenas sin evitar el pecado sería un absurdo que nos llevaría a tener un alma aborrecible. Quizá la táctica más acorde con el mensaje evangélico sea cultivar activamente las obras buenas y estar atentos a eliminar las malas obras en cuanto aparezcan. Dedicarse obsesivamente a luchar contra el pecado no tendría sentido si, simultaneamente, no cultivamos las obras buenas.

Santa Teresa de Jesús explicaba cómo debe ser el cultivo del alma en una de sus memorias:


"Qué fácil resulta librar el combate entre el bien y el mal y decidirse a favor del bien; pero cuando nos debatimos interiormente entre el bien y lo que es un bien mejor, la situación es enteramente otra".

Nuestra preocupación debe situarse en el nivel de elegir entre los mejores bienes (cultivar las flores más hermosas), dando por descontado que rechazaremos el mal (arrancaremos los cardos) en cuanto se presente.


3 comentarios:

  1. Anónimo12:49 a. m.

    Muy bueno... crees que exista un karma?

    ResponderEliminar
  2. Creo que lo que otras religiones llaman karma es lo que en el cristianismo llamamos "la comunión de los santos": el bien o el mal que haces siempre repercute en los demás para bien o para mal.
    No creo en la existencia de ninguna "energía" psíquica ni etérea: creo en la gracia de Dios, que es la ayuda que Él nos manda para que hagamos el bien (lo bueno para uno y para los demás) y no el mal.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:58 a. m.

    Muy bonita reflexión y muy inteligente. Felicidades!!!!!

    ResponderEliminar