sábado, 12 de noviembre de 2011

Las fuentes del conocimiento

Ya hemos hablado de esto en otras ocasiones; pero ahora quiero comentar un matiz distinto.
Las distintas fuentes del conocimiento son aquellas vías que nos ayudan a alcanzar la verdad; porque si ni nos llevan a la verdad, entonces no obtenemos conocimiento, sino error.
El hombre actual piensa que la única forma de alcanzar dicha verdad es mediante el conocimiento científico; es decir, mediante el experimento que nos manifieste sin duda una realidad material.
Pues bien, como ya he dicho muchas veces, constatar el resultado de un experimento no significa que éste nos haya mostrado la verdad. De hecho, la Ciencia va modificando sus conclusiones experimentales constantemente: lo que ayer era una "verdad científica", hoy es un error superado. Luego, aquella verdad científica no era la verdad verdadera, auténtica.

Existen otros modos de conocimiento:

El razonamiento, que nos lleva a la verdad mediante el encadenamiento de argumentos lógicos. En otras épocas, la verdad filosófica tenía bastante más aceptación que la científica. Pero nadie nos asegura que nuestra verdad lógica o filosófica sea también la verdad verdadera, auténtica.

La evidencia, es el medio más común y aparentemente certero. Consideramos verdad aquello que se nos presenta inmediatamente como tal: ahora es de día o es de noche, de forma evidente. Pero también esta vía nos puede llevar al error; por ejemplo, un espejismo puede jugarnos una mala pasada.

Y la última vía del conocimiento es la Fe: mediante la cual consideramos verdad aquello que otros han considerado como tal. Por supuesto, nuestro acierto dependerá de la autoridad y certeza de aquél de quien nos fiamos: el catedrático, el periodista, nuestros padres, etc.

Como vemos, todas estas formas de conocimiento comparten un mismo grado de falibilidad, sin que una de ellas se pueda considerar superior a las demás; salvo la Fe en aquello que nos ha revelado Quien no puede engañarse ni engañarnos, el que posee la verdad absoluta porque Él la ha creado...

¿Porqué entonces ese complejo de superioridad de los científicos?

1 comentario:

  1. Anónimo4:36 p. m.

    Estimado José Alberto: Te envío el link con un escrito sobre el valor cognoscitivo de la ciencia que puse en mi blog: http://walterhoneymooner.blogspot.com/2011/08/v-behaviorurldefaultvmlo.html
    Te reitero mi enhorabuena por tu pregunta durante el almuerzo del viernes. Un abrazo, Guillermo.

    ResponderEliminar