lunes, 12 de abril de 2010

¿De quién es el pecado?

Seguimos hablando de las horribles acusaciones de abusos cometidos por sacerdotes. Ojalá fuesen todas falsas; pero lo realmente horrible es que en su mayor parte parecen ser ciertas.

No pretendo restar ni un ápice de la gravedad que tienen; y también con el agravante de haberse cometido con abuso de confianza y por quienes debían haber protegido la moralidad de las víctimas. Voy mas allá, en los casos en los que lleguen a ser delitos civiles, se debería procesar a los culpables (por supuesto con las garantías procesales que todo acusado merece, incluida la presunción de inocencia).

Pero sí quiero matizar la extensión de estas acusaciones a la Iglesia Católica. ¿Alguien ha sumado cuantos sacerdotes están involucrados en todo el mundo en estas actividades? Y a lo largo de las décadas en las que se han desvelado estos crímenes, ¿cuántos sacerdotes ha habido y cuántos han sido acusados? Es decir, ¿cuál es el porcentaje de sacerdotes que han traicionado su ministerio? En la actualidad hay más de 400.000 sacerdotes; y en la década de los sesenta del siglo pasado habría bastantes más. Si ha habido 4.000 acusados, el porcentaje sería del 1%. ¿Alguien conoce el porcentaje de acusaciones entre docentes laicos y monitores deportivos?

Por supuesto, no pretendo justificar ni uno sólo de los casos; pero sí poner de manifiesto que se trata de conductas personales reprobables, no de una corrupción de la institución sacerdotal. No es un pecado de la Iglesia, ni de los sacerdotes: es un pecado de quienes traicionan su ministerio y su fe.


Otro juicio merecería la conducta de quien pensó que ocultando las denuncias se hacía una favor a la Iglesia: craso error que ahora se está pagando.

4 comentarios:

  1. Anónimo1:33 p. m.

    la iglesia tipifica los pecados y en caso de querer el perdon marca cual es la penitencia o castigo para el pecador.
    en estos casos no nos dice cual es la gravedad del pecado ni las consecuencias de el.
    este silencio es el que me inquieta, ¿deja solo al poder civil el castigo?

    ResponderEliminar
  2. No acabo de entender bien este comentario.
    La Iglesia no tipifica los pecados, simplemente enumera actitudes que son contrarias a los Mandamientos y pide el arrepentimiento; el perdón lo otroga Dios; y en la actualidad la penitencia en la Confesión es siempre simbólica (unas pocas oraciones).
    Con respecto a las acusaciones actuales, creo que la Iglesia ha manifestado, sin dejar lugar a dudas, que se trata de pecados horribles de los que deberá arrepentirse el pecador. No hay silencio, en absoluto. Existe un Código de Derecho Canónico que puede imponer penas cuando, además de pecado, hay una transgresión de la conducta que todo cristiano debe seguir, especialmente si se tata de un sacerdote. De hecho, muchos han sido apartados de sus funciones o suspendidos del sacerdocio.
    Lo que ocurre es que, en la actualidad, ante la alarma social que existe (justificada, por cierto), el Papa ha optado por recomendar que se acuda a la justicia civil, para que la sociedad se sienta más protegida con los delincuentes -en su caso- en prisión. De esta forma, este horrible pecado responde ante Dios, ante la Iglesia y ante la justicia ordinaria. Los tres órdenes se dan y los tres juzgan...; y el más benévolo es siempre el juicio de Dios, que siempre perdona. Aunque en este caso existe la advertencia evangélica: "al que escandalice a uno de estos pequeños, más le valdría atarse una piedra de molino al cuello y echarse al mar".
    Sigamos confiando en la misericordia divina...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:14 a. m.

    me queria referir al derecho canonigo (perdona mi ignorancia)
    sabes si dice algo al respecto.
    gracias

    ResponderEliminar
  4. El Código de Derecho Canónico establece penas para los fieles que cometen delitos. Sobre los abusos a menores no dice específicamente nada, ya que se refiere más a temas de fe y doctrina; pero sí especifica que el que abusa en el ejercicio de su ministerio puede llegar a ser expulsado del estado clerical.
    Evidentemente, llegar a más castigo es cometido de la Justicia Civil.

    ResponderEliminar