domingo, 21 de agosto de 2011

Una pequeña anecdota

Me cuentan que durante un acto de miembros del Camino Neocatecumenal, con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, pasó cerca un ciclista que se permitió increparles gritando "Dios no existe". Inmediatamente perdió el control de su bicicleta y se estrelló. Dos miembros del Camino se apresuraron a ayudarle; perro él rechazó la ayuda porque el golpe había sido leve.
Moraleja: sin Dios no es que sea imposible conducir la propia vida, es que ni siquiera somos capaces de conducir la bicicleta.
Ni me atrevo a pensar lo que hubiese sido la historia de la humanidad sin la providenccia divina. Bueno, sí, tenemos un ejemplo: el siglo XX.

3 comentarios:

  1. Anónimo4:14 p. m.

    Usted está loco,compadre

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:24 p. m.

    Usted está loco como su Jesus de Nazaret.... amigo

    ResponderEliminar
  3. ¡Ya quisiera yo estar tan loco como mi Jesús de Nazaret!..., amigo

    ResponderEliminar