jueves, 29 de julio de 2010

La esclavitud del sexo

Es alarmante la extensión que en la sociedad ha experimentado el vicio del sexo, en cualquiera de sus manifestaciones. Incluso en esta sociedad ultra-liberal, se llega a hablar de la sexo-adicción, como una enfermedad de la que es difícil salir.

Por desgracia, la propia Iglesia Católica no ha podido escapar a esta epidemia, en parte debido a la corriente de relativismo y relajación moral que se infiltró ya hace décadas. Cada vez son más frecuentes las noticias de conductas sexuales inmorales por parte de personas consagradas, incluso de abusos a menores. Parece como si la posesión del sexo fuese en nuestros días algo similar a las posesiones diabólicas que sufrían los contemporáneos de Jesús; y a quienes vino a liberar: los ciegos ven, los sordos oyen y los poseídos son liberados...


Por supuesto, también ahora nos puede liberar, solo es necesario acudir a Él con fe y determinación; en definitiva, la primera y casi única condición es querer liberarse.

3 comentarios:

  1. Anónimo8:38 a. m.

    La esclavitud del sexo… y del alcohol , de la pereza, de la gula…
    Pero a todos nos gusta disfrutar con la pareja, de un vaso de vino, de holgazanear en la cama, y de una buena comida…
    La dependencia y sumisión es lo que nos esclaviza.

    ResponderEliminar
  2. beautiful blog..pls visit mine and be a follower.. thanks and God bless..

    http://forlots.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. El sexo no siempre es esclavitud

    ResponderEliminar